Que la fuerza te acompañe.

La mano rígida es uno de los escenarios mas comunes que nos podemos encontrar en la consulta, en lo que a patologías de mano traumática se refiere. Para vencer a la rigidez, hay que combatirla con pico y pala. En terapia de mano, pico y pala, son posturas en tabla canadiense y férulas.
¿Pero como actúa una rigidez cuando le aplicamos una fuerza para deformarla?
Los principios son sencillos. Si quieres modificar una estructura, en nuestro caso el tejido que provoca la rigidez, hay que aplicar una fuerza sobre la misma. Al principio de aplicar la fuerza sobre el tejido, este responde estirándose, es lo que se conoce como “fase 1” o adaptación. Si continuamos aplicando tensión, llegamos a la “fase 2”, o alineamiento. En esta fase la fibras que conforman la cicatriz se distribuyen en la misma dirección que la fuerza aplicada para dar mas resistencia al tejido. Si continuamos aplicando más fuegrafica Frza llegamos a la fase 3 o fase rígida. El tejido no se adapta ni se alinea más, con lo que llega a su punto “rígido”. Si sobrepasamos esta fase, llegamos a la “fase 4”, rotura. La estructura se colapsa. Si se aplican fuerzas en “zona” 4 el tejido responde inflamándose y generando mas cicatriz. Como consecuencia aumenta la rigidez.

Para promover la formación de colágeno y la reorganización de este, se deben aplicar fuerzas en las “fases 2 y 3”. ¿Donde radica la dificultad? En que nadie sabe donde están estas fases. Cada paciente es diferente, cada rigidez es diferente. Por lo tanto a la hora de aplicar una postura en tabla canadiense o realizar una férula hay que llegar a un consenso con el paciente. No tiene que haber dolor NUNCA, pero tampoco hay que estar haciendo caricias a la cicatriz. Este es el misterio.

En Francia los pacientes operados por los especialistas en mano suelen llegar al centro de rehabilitación pocos días tras la operación, “con los puntos de sutura” como reza el último post, por lo tanto se ven menos manos rígidas, aunque las hay. Si se trata de una tenolísis, en ese caso al salir del hospital te vas directo a ver al terapeuta a no ser que el terapeuta este contigo en la cirugía, también se ha dado el caso. Yo mismo he estado en una.
Al sur de los pirineos esta tendencia empieza a cambiar, pero aún hay muchos cirujanos que escayolan al paciente. Por otro lado tampoco es culpa suya, los terapeutas de mano nos tenemos que hacer conocer, por el bien de nuestros pacientes. Cuanto antes empecemos mejor.

Albert Domínguez Arasa.

BIBLIOGRAFÍA:

C Glasgow, L Tooth, J Fleming.Mobilizing the Stiff Hand: Combining Theory and Evidence to Improve Clinical Outcomes. Journal Hand Therapy. 2013;23:392-401

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s